FANDOM


¡Alerta de Spoilers!

Este artículo contiene información detallada de parte de la trama o argumento. Leer bajo tu propia responsabilidad.


Ik-soo

Ik-soo akatukinoyona

Ik-Soo manga

Kanji イクス
Rōmaji Ikusu
Descripción física
Género Masculino
Edad 33
Estado personal
Ocupación Sacerdote
Estado Vivo
Relaciones
Familia Desconocida
Aliados Yoon

Yona
Hak

Media
Seiyū Junichi Kanemaru
Anime Episodio 6
Manga Capítulo 11

Ik-Soo (イクス, Ikusu) es el guardián de Yoon y el sumo Sacerdote del Reino de Kouka. Él vive en el aislamiento y pasa sus días rezando a los dioses para la orientación y la felicidad de las personas.

Él reveló una profecía a Yona que marcó el inicio de su búsqueda de los cuatro dragones guerreros.

AparienciaEditar

Ik-Soo es un hombre alto y delgado que a menudo esta cubierto de barro. Sin embargo, su atuendo cómodo y algo desalineado consiste en una sencilla túnica blanca, pantalón del mismo color con orillas (en la parte inferior de esta prenda) un poco maltratadas, un obi color verde claro y un par de sandalias de paja.

Él tiene cabello cabello rubio claro y rizado, por lo cual su peinado consiste en una trenza en la parte posterior de su cabeza y un flequillo largo que cubre sus ojos de color violeta.

Ik Soo
Apariencia full
Latest (1)2
Ojos descubiertos

PersonalidadEditar

Ik-Soo es una persona extremadamente amable y torpe. Es tranquilo y muy positivo, ayudando siempre que puede a quienes lo necesiten, sin embargo es consciente de que no puede ayudar a todos y eso le angustia. A pesar de que tiene la "cabeza en las nubes", él puede llegar a ser serio y maduro. Según Yoon, él no puede mentir.

HistoriaEditar

Ik-soo as he travels around the country

Ik-Soo viajando

Cuando Ik-Soo era joven, él era un sacerdote en formación durante el reinado del rey de la época, Yu-Hon. Él y su predecesor fueron exiliados del Castillo Hiryuu debido a la opresión de Yu-hon. No se sabe nada acerca de cómo Ik-soo y su amo vivieron sus vidas después de haber sido desterrados. Sólo se reveló más tarde que Ik-soo recibió granos de oro de él y comenzó a viajar por el país para ayudar a las personas necesitadas.

Durante su viaje, se encontró con Yoon en la Aldea de Touka tras ser atacado por él. Debido a la lesión contra los ataques de Yoon, fue invitado por Yoon para pasar una noche en su casa. Mientras que él estaba dormido, sintió a Yoon frotando un medicamento en su lesión. Al día siguiente, le dio a Yoon una patata que él había negoció por sus zapatos como un agradecimiento por sanarlo. Yoon lo encontró extraño y preguntó si todas las personas son como él lo que él contestó que no. Durante su conversación, Ik-soo descubrió los deseos de Yoon y su amor por los libros, y le prometió que le traería éstos para él.

Antes de irse, Ik-soo hizo sandalias de paja y le enseñó a Yoon. Se asombro por el rendimiento de Yoon, notando como él puede hacer las cosas con una sola mirada. Yoon le dio las sandalias que hizo como pago por enseñarle e Ik-soo se embarcó en su viaje.

Después de mucho tiempo, regresó a la casa de Yoon y se disculpó por no traer nada a casa, porque todos los objetos fueron robados por personas que querían los granos de oro. Entonces él le dijo que iba a vivir lejos de la gente y que vino a despedirse. Sin embargo, fue detenido por Yoon y él le pidió que lo llevara con el e incluso si él no podía cumplir su sueño. Ik-soo cumplió con su petición y ambos vivían debajo de los acantilados en algún lugar de la tierra de la tribu del viento.

SinopsisEditar

Arco de la ProfecíaEditar

Ik-Soo entra en su casa para decirle algo a Yoon, pero entonces nota que Yona ya está despierta y se presenta como el guardián de Yoon. Ik-Soo se larga a llorar al ver lo mucho que sufrió desde que abandonó el castillo, y Yona le pregunta cómo sabe quién es, a lo que él responde fácilmente, para disgusto de Yoon. La princesa se entera de que él es el sacerdote y que fue expulsado del castillo hace tiempo. Entonces, Yoon, quien odia a la realeza, la critica por su ignorancia. Hak comienza a despertarse, haciendo que Yona se preocupe, pero Ik-Soo la tranquiliza mencionando que el Dios de la muerte aún no se lo llevará. Seguidamente pide a Yoon que hable con más delicadeza, ya que ella también se está esforzando. Esa noche, Ik-Soo sueña con Yona y el futuro del reino.

Ik-Soo y Yona

Ik-Soo hablando con Yona sobre la profecía

A la mañana siguiente, Ik-Soo se encuentra lorando. Explica a Yona que su vida no puede ser pacífica, y procede a transmitirle la voz de dios; una profecía referente a la leyenda del Dragón Rojo. Ik-Soo explica además que si Hak sigue siendo su único aliado, eventualmente morirá, sugiriéndole buscar a los cuatro dragones guerreros que mencionaba la profecía. Yona duda sobre si ellos prestarán sus poderes para sus razones egoístas, a lo que Ik-Soo comenta que es un milagro que siguiera con vida; por lo que si encuentra a los dragones, no será por una razón personal, sino porque es su destino. El sacerdote da tiempo a Yona para pensar. Poco después, Yona decide seguir su consejo, e Ik-Soo le pide que lleve a Yoon con ella en su viaje.

A la mañana siguiente, Yona, luego de intentarlo, le dice a Ik-Soo que no llevará a Yoon con ella, ya que no quiere destruir a una familia.
Ep 8 - 3

Ik-Soo y Yoon

Él aprecia su intento, y decide preguntarle por su cuenta. Entonces, sale de su casa y es acorralado por Yoon, quien le pregunta a dónde quiere que vaya. Ik-Soo insiste en que se vaya a observar el mundo exterior, garantizando que estará bien sin él. Esto genera una pelea entre ellos, y Yoon se va del lugar. Posteriormente, Yoon, al comprender que las intenciones del sacerdote son para su beneficio, acepta. Ik-Soo admite sentirse triste, y ambos lloran juntos.

Arco de la Tribu de FuegoEditar

Tiempo después, debido a su torpeza y hambre, su casa se encuentra hecha un desastre y él inconsciente en el suelo. Yona y su grupo llegan, y Yoon lo trata y regaña por no poder hacer nada solo. Luego de esto, observa al grupo y se sorprende de que esté tan animado. Yoon procede a preguntarle qué es la "Espada" y el "Escudo" que protegen al rey dichas en su profecía. Ik-Soo les dice que la espada y el escudo tardarán aún más en aparecer, y que cuando el momento llegue, ellos lo sabrán. Entonces, Zeno comienza a cuestionar a Yona sobre si planea recuperar el trono tomado por Soo-Won, mientras que Ik-Soo observa la situación en silencio.

Ik-Soo hablando con Yona en la cascada

Ik-Soo hablando con Yona

Más tarde, él se reúne con Yona cerca de una cascada, y le pregunta si está pensando en lo que Zeno dijo. Yona comenta que antes de volver al castillo protegerá a los ciudadanos de Kouka. Seguidamente ella comenta su encuentro con Soo-Won, y cómo no pudo hacer nada aún cuando creyó que lo odiaba. Ik-Soo intenta consolarla con palabras amables, y se compara con Hiryuu quien, a pesar de todo lo que le hicieron, amaba a los humanos.

El grupo de Yona queda en su casa durante un par de días. Yoon decide ir de visita a una aldea para entregar provisiones, y como éste se llama a sí mismo hipócrita, Ik-Soo lo abraza y le dice que en realidad es un chico amable. Como el grupo sigue a Yoon, todos se van.

RelacionesEditar

YoonEditar

Antes de unirse a Yona y los demás, Yoon se encargaba de Ik-soo y siempre lo regañaba por ser extremadamente torpe. A menudo le llamaba como un sacerdote falso y lo insulta diciendo que Dios ya lo ha abandonado. Sin embargo, él se preocupa mucho por él y nunca se separan.

Después de escuchar la conversación de Ik-soo con Yona, él se enfureció con él y resultó herido después de decir que puede cuidar de sí mismo, incluso sin Yoon. Como él cree que la intención de Ik-soo era por su bien, finalmente partió con Yona y Hak.

YonaEditar

Yona ve Ik-soo como su difunto padre, el rey Il, debido a su similitud de personalidades; fiable, llorón y cabeza hueca. A pesar de eso, se le considera como una persona muy amable y le resultaba difícil pedir el favor de tomar a Yoon porque no quería separarlos. Yona sigue el consejo de Ik-soo para buscar los cuatro dragones guerreros legendarios y hacerlos sus aliados para poder sobrevivir.

HabilidadesEditar

Voces de los dioses

Escuchando la voz de Dios

Al ser un sacerdote, Ik-Soo es capaz de fácilmente saber de hechos aunque no los haya presenciado. Esto probablemente se deba a la "voz de Dios".

  • Voz de Dios: Ik-soo puede transmitir la voz de Dios y revelar profecías sobre el futuro de las personas en Kouka. Él utilizó esta capacidad para ayudar a Yona y darle orientación sobre lo que va a hacer en su vida. Sin embargo, se cansa y agota rápidamente después de usarlo.

ReferenciasEditar

NavegaciónEditar

Personajes
El Dragón Negro y el Feliz Grupo de Hambrientos
Miembros YonaHakYoonJae-HaShin-AhKijaZenoAo
Reino de Kouka
Generales de las Tribus Han Joo-DohKan Kyo-GaAn Joon-GiTae-WooLee Geun-Tae
Realeza HiryuuYak-ShiEmperador IlSoo-WonYonaYu-HonKashi
Tribus
Tribu del Cielo Soo-WonEmperador IlYu-Hon
Tribu de Fuego Kan Soo-JinKan Tae-JunMi-RaeHeuk-ChiKil-SungIguni
Tribu del Viento Son MundokTae-YeonHan-DaeSakiAyame
Tribu de Agua An LiliTetoraAyuraHiyouRamal
Tribu de Tierra Yun-HoGi-GanPiratas de AwaYang Kum-JiYu-RiChul-Rang
Dragones
Originales AbiGu-EnShu-TenZeno
Anteriores AoGarouPadre de KijaAntiguo Seiryuu
Actuales KijaJae-HaShin-AhZeno
Otros
Reino de Kouka Kye-SookMin-SooIk-SooOgiKayaAbuela de Kija
Imperio Kai KalganLi HazaraAro
Reino de Sei TsubaruKushibi
Reino de Xing TaoKourenVoldAlgiraMizariNeguroYotaka